Censura feminista: el caso de Jorge Cremades

Una reflexión a propósito de la suspensión de las funciones de Jorge Cremades en Bilbao.

En general todo el mundillo SJW tiene un problema con la libertad de expresión, con una doble vara de medir llamativa. Hay colectivos que han de aguantar la sátira y hasta el insulto con deportividad en nombre de la libertad de expresión (singularmente el colectivo católico) y otros, encabezados por los LGTB y los feministas, que no dudan en montar campañas contra todo aquel que “ofende” sus postulados o hiere sus tiernísimas sensibilidades.

Las ideas no sojuzgan hipnótica y automáticamente a quien es expuesto a ellas. La única solución contra el tsunami de demagogia e idiotez que sufrimos es un ambiente ilustrado de libre discusión, sin “safe spaces” ni vetos institucionales. Y menos a humoristas, dado que desde siempre una de las esencias del arte del cómico ha sido el de pisar los callos a los poderosos y biempensantes.

En Berkeley hasta tirotearon a gente con tal de impedir hablar a Milo Yiannopoulos; aquí el linchamiento tuitero es el rayo que no cesa contra quienes osan bordear las fronteras de lo politicamente correcto.

La lucha es antigua y noble: la del libre discurso y el libre pensamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s