El feminismo como pandemia histérica

Llega la primavera, llega el cambio de hora, pero el griterío radfem permanece, tiñendo las altas frecuencias del espectro sónico social de una permanente punzada irritada y lloriqueante.

Seamos mordaces y limitémonos a recordar algunas nociones básicas. Por ejemplo, el clásico diagnóstico decimonónico (hoy en desuso) de “histeria femenina”:

La histeria femenina, era una enfermedad diagnosticada en la medicina occidental hasta mediados del siglo XIX. En la era victoriana fue el diagnóstico habitual de un amplio abanico de síntomas, que incluían desfallecimientos, insomnio, retención de fluidos, pesadez abdominal, espasmos musculares, respiración entrecortada, irritabilidad, fuertes dolores de cabeza, pérdida de apetito y «tendencia a causar problemas»

Las pacientes diagnosticadas con histeria femenina debían recibir un tratamiento conocido como «masaje pélvico», estimulación manual de los genitales de la mujer por el doctor hasta llegar al orgasmo que, en el contexto de la época, se denominaba «paroxismo histérico», al considerar el deseo sexual reprimido de las mujeres una enfermedad.

La psquiatría ha evolucionado y hoy prefiere hablar de neurosis obsesivo-histérica, un fenómeno complejo, cuya descripción resonará por pura vibración simpática en la mente del lector acostumbrado a estudiar el feminismo contemporáneo:

Existen tres estados o posiciones del yo histérico: primero, un yo insatisfecho, le llamaremos pasivo pues el yo se encuentra en espera de recibir del Otro la respuesta que frustra; segundo, un yo histerizador, de tipo activo pues transforma la realidad concreta en un espacio erotizado por él mismo; y tercero, el yo tristeza, pues cuando tiene que afrentar la verdad de su ser no sabe si es un hombre o una mujer. 

El yo insatisfecho  teme el “peligro de vivir la satisfacción de un goce máximo que lo haga desaparecer, ya que si lo viviera, lo volvería loco, lo disolvería”.  Es un yo que tiene miedo a vivir el deseo del goce.  Así que el histérico se prueba a si mismo y al mundo que no hay mas goce que el goce insatisfecho; los seres que ama u odia desempeñan el papel de un Otro insatisfactorio.  “El histérico impone al lazo afectivo con el otro  la lógica enferma de su fantasma inconsciente.  Un fantasma en el que él encarna el papel de víctima desdichada y constantemente insatisfecha.”

El yo histerizador  es aquel que hace que “nazca en el cuerpo del otro un foco ardiente de libido”.  El histérico crea fantasmas sensuales de tal forma que cualquier elemento en la realidad puede disparar un orgasmo auto erótico.  Su sexualidad se acerca mas a los juegos sexuales infantiles del goce masturbatorio que a un intento real de concretar una relación sexual.

El yo tristeza  es el juego del histérico de las identificaciones múltiples y contradictorias para permanecer lejos de su identidad de ser sexuado.  La tristeza se explica porque responde al vacío y la incertidumbre de su identidad sexual.  Suelen agobiarse como viéndose relegados a un lugar de exclusión, la exclusión de su propia definición sexual.  “El sujeto histérico ya no es un hombre, ya no es una mujer, ahora es el dolor de insatisfacción”.  El sujeto histérico puede adoptar tanto el papel de “hombre como el de mujer, pero sobre todo el papel del tercer personaje que da lugar al conflicto o, por el contrario, gracias al cual el conflicto se resuelve”.  El histérico quiere ocupar el “papel del excluido”, la tristeza se explica por el hecho de “verse relegado a este lugar de excluido.”  

Abril es la más cruel de las estaciones, escribió T.S.Eliot: es la crueldad de la belleza desnuda, pura pujanza de la vida ebria de sí misma. Todo fluye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s