Llega la enebefobia

Se está poniendo muy difícil el moverse por la ciudad y no toparse detrás de cada esquina con colectivos víctimas de fobia. Hoy hablaremos de los NB, los no-binarios, que sufren a diario los horrores de la enebefobia.

Este es un mundo conceptual laberíntico. Primero vamos a la wiki GSRDI y aprendemos que el término LGTB es opresor porque sólo hace referencia a orientaciones “binaristas”, de modo que es mejor GSRDI, que significa Géneros, Sexualidades, Romanticismos Diversos e Intersexo.

Hasta aquí bien.

Luego, puesto que queremos informarnos sobre la enebefobia, aprendemos que

La enebefobia es una forma específica de transfobia dirigida a las personas no binarias, por lo que cualquier persona no binaria sufrirá enebefobia además de transfobia y cisexismo, ya que toda persona no binaria de una sociedad occidental es trans por el hecho de no ser del género que se le asignó al nacer.

Hay que tener en cuenta que la enebefobia como opresión vertical se ejerce desde las personas binarias hacia las no binarias, independientemente de si la persona binaria es cis o trans, e independientemente del género binario de esta persona. De este modo se observa que, si bien la enebefobia es una forma de transfobia, es independiente a otras formas de transfobia. Es el caso de la enebefobia cometida por personas binarias trans cuando, por ejemplo, utilizan un discurso transmedicalista sobre las personas no binarias.

Si el lector no comprende nada de todo esto, no se preocupe: es totalmente incomprensible. Sin embargo, no es el tipo de prosa más espesa que estos activistas son capaces de producir, pues en su día a día emplean el llamado “género neutro” (una doctrina jaquecosa acerca del uso de los pronombres, que tiene un aire como de pesadilla de un esperantista después de una noche de vodka y depresión) y producen material como este:

La lucha contra la enebefobia, y esto es de lo más divertido, encuentra su principal enemigo en el feminismo, puesto que consideran que el feminismo es parte del binarismo opresor (binarismo = creencia en que sólo existen dos géneros) y su lucha por el género femenino deja de lado a los no binarios y  a los gender-fluid.

Es un mundo muy, muy abstruso. Reclaman, por ejemplo, el reconocimiento de los “alexigénero”, que son aquellos que sufren “una experiencia de fluidez, por la que sabes que tu género está cambiando, pero puedes poner etiquetas a cada género individual”.

En fin, resulta curiosa esta época nuestra en que las minorías opresoras afloran como si el subsuelo moral hubiera empezado a burbujear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s